lunes, 5 de octubre de 2015

Ellas emprenden, ¿y tú?

Foto Vía Pinterest

Emprender está de moda, no hay duda. A prácticamente cualquier persona que conozco le gustaría tener su propio negocio, trabajar para uno mismo, tomar sus propias decisiones, hacer lo que le gusta, e incluso, generar empleo...

Ser emprendedor está bien visto, es la versión "ángel" del antiguo empresario y la versión moderna del autónomo de toda la vida. En definitiva, ser emprendedor mola.

¿Todo el mundo puede serlo? Yo creo que no. Lo consiguen solo aquellas personas que saben y creen que tienen una idea de negocio tan, tan buena, que sería una irresponsabilidad no luchar por sacarla adelante. Y lo cierto, es que hay muchas personas con mucho talento a las que le falta esa convicción para luchar por sus proyectos.

Personalmente, tengo varios referentes, mujeres que cada una en un ámbito, y a escalas diferentes han apostado por una idea, y han ganado. Son muchas, pero si tuviera que hacer un top 5 me quedaría con:
  •  Lucía Be y su actitud ante la vida, ese humor de arreglá pero informal que me hace tanta gracia. Y de quien he aprendido que con labios rojos va todo mucho mejor (ya tengo mi agenda para 2016, esperando estoy el paquete); 
  • Andrea Amoretti y su estilo que enamora (estoy deseando tener su libro,ya lo tengo en mi whish list); 
  • Debora Martín de Oye Deb, que a pesar de ser uno de mis últimos descubrimientos me tiene completamente alucinada, y sus ideas sobre emprendimiento y realización personal me están ayudando muchísimo; 
  • y las "Lauras", Laura Ribas, una todoterreno en marketing y ventas; 
  • y Laura Baena, la malamadre que nos ha hecho a las demás un poquito más buenas.

Me encantaría poder seguir algún día sus pasos, aunque me quedara alguno por detrás. No sé si algún día conseguiré ganarme la vida con todo lo que me pasa por la cabeza, pero lo que sí tengo cada día más claro es que el trabajo, sea el que sea, por cuenta propia o ajena, nos tiene que hacer sentir bien. Dedicamos a trabajar tanto tiempo que no puede ser sólo un trámite para ganar dinero, tiene que sumar más. Y para eso, es imprescindible que lo que hacemos durante un tercio del día, nos haga sentir bien. 

Se trata de conseguir convertir las fortalezas y las aptitudes de cada uno en valores positivos en cualquier puesto de trabajo. Hacer lo que realmente se nos da bien, lo que nos gusta, adaptándolo a las necesidades específicas de una empresa en un momento determinado. De esta manera, todos podemos ser emprendedores. El modelo de empresa tradicional con x trabajadores en nómina será sustituido por colaboraciones en momentos puntuales para trabajos en los que se buscarán personas especializadas. Podría ser algo como "Emprender por Cuenta Ajena". 

Si otro portento como  Steve Jobs, compartió un día estas reglas para triunfar en el trabajo, quizá no vaya tan desencaminada...

Imagen vía Pinterest


¿Cómo lo veis? ¿Pensáis también que el modelo tradicional va a cambiar? ¿Tenéis inquietudes emprendedoras?


2 comentarios :

  1. Tania! me ha encantado! plantearse si emprender o no es un momento importante (y duro), y sobretodo, plantearse coger las riendas de tu propia vida y no dejarse llevar.
    Me gustaría dejarte esto, espero que te guste:

    https://vir0rtega.wordpress.com/about/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Virginia. Completamente de acuerdo contigo en el peligro de la sobreexposición a la pantalla, que nos puede hacer parecer los únicos culpables de no tener una vida de emprendedor molón digno de perfil de Instagram con muchos "k" de seguidores. Coherencia y sobre todo, intentar estar bien con lo que se hace, da igual la fórmula...

      Eliminar

Me encanta conocer tu opinión y que hablemos. ¿Te animas?