lunes, 1 de diciembre de 2014

Y con diciembre...la temida decoración navideña


Nuestro primer Arbol de Navidad DIY


Si, lo se, el titulo no es muy de espíritu navideño, pero para mi que soy un desastre para manualidades, decoración y DIY es una auténtica pesadilla. Y a medida que mi hija mayor crece y ya lo cuenta todo, la presión va en aumento. No quiero ser la mamá del cole de la que se hable por la dichosa decoración...

Encima este año no tenemos hueco para el árbol. Es lo que tiene vivir en un piso pequeño, donde además hay una princesa más en la familia, y nuestras necesidades de espacios de almacenaje, han provocado que nuestro antiguo hueco para el árbol lo haya ocupado un banco con cajones, completamente DIY por cierto, aunque hecho por mi marido, que tiene algo más de mano que yo para estas cosas, bueno modestia aparte, es un manitas. Un par de estanterías básicas y tableros blancos de IKEA, tela por metros, gomaespuma et voilá....Pero ya os digo, que en esto, yo, tengo poco que ver. Y además es otra historia.

El banco de almacenaje que nos ha quitado el sitio del árbol. También DIY



Volviendo a la Navidad. Este que ha pasado, es el fin de semana en el que casi te obligan, si no quieres ser señalada por ahí como malamadre a que llegue la Navidad a tu casa. Eso, y que el puente de Diciembre, que es la fecha tope para estos menesteres y nosotros vamos a estar fuera, me obligaba a pensar una solución para el árbol rápidamente.

Así que el viernes por la tarde decidimos dos cosas: que este año el árbol de Navidad tenía que ser de pared, y que lo íbamos a hacer nosotros. Toma ya! Todo un reto para una manazas.

Os resumo la elaboración:

Materiales: chapón blanco para montar el árbol sobre él, cartulina roja para el macetero, papel cartón arrugado verde y marrón para el árbol, cola blanca, adornos de fieltro, un espumillon y dos calcetines para que Papá Noel deje las chuches (un imprescindible exigido por mi princesa mayor)

Montaje: un trabajo casi de ingeniería con metro y reglas y una mañana entera para hacer la forma del árbol (no os riáis que no es tan fácil) y cortar y pegarlo todo. Y otra mañana para el trabajo de decoración. 

En resumen, medio fin de semana dedicado al árbol, pero la verdad es que estamos satisfechos con el trabajo, teniendo en cuenta nuestro nivel principiante  (expertas y artistas del DIY de la blogosfera, abstenerse de comentar a nivel técnico ;)) Me ha parecido demasiado y que hubiese sido una osadía para la primera vez, hacer una explicación paso a paso de la elaboración, porque hubiera sido un post de tomas falsas... Así que esta vez, solo enseño el resultado.

Y sobre todo, la tranquilidad de misión cumplida: la peque esta feliz con su árbol y Papa Noel ya puede venir a casa.

Y vosotros, ¿también os abruma la decoración navideña? ¿Alguna idea o sugerencia que darme ahora que me he lanzado también al maravilloso mundo de las manualidades?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me encanta conocer tu opinión y que hablemos. ¿Te animas?