martes, 19 de febrero de 2013

Comenzamos....

Después de mucho tiempo dándole vueltas, por fin empiezo esta andadura, que no sé dónde me va a llevar pero que espero que sea, como mínimo, un lugar donde plasmar mis inquietudes y pensamientos...

Quiero presentaros un sitio que pretende, en su manera más ambiciosa, ser un lugar de encuentro y expresión de mujeres normales (sí, sí, normales en negrita y subrayado); donde hablar de familia, de negocios, de actualidad, pero todo, desde un punto de vista muy personal y muy femenino. Por supuesto, me encantará contar con el contrapunto masculino de todos los que se animen a leerme y contestarme; y me encantará, porque me ayudará a entender sin duda multitud de cosas que me confunden...

Y antes de empezar, una reivindicación con la que intuyo que muchas estaréis de acuerdo: No somos princesas, sino unas currantas; no comemos manzanas, nos gusta el chocolate; no esperamos a príncipes con zapatos perdidos, ya nos compramos nosotras varios pares...En definitiva, no queremos que nadie nos solucione la vida, pero sí que no nos la hagan difícil.

Bienvenidas, bienvenidos...empezamos

6 comentarios :

  1. ¡Totalmente de acuerdo! ¡Princesas ya quedan muy pocas! Me encanta el punto que preveo en tu blog. Desde ya, ¡fiel seguidora!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... Me encanta lo de "no esperamos príncipes con zapatos perdidos, ya nos compramos nosotras varios pares..." Muy buena idea lo del blog, yo también estoy planteándome empezar con uno. Te seguiré y daré ese "contrapunto masculino" aunque, a veces, no sea ni contra ni punto.
    Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kike, bienvenido y me encantarán tus participaciones...

      Eliminar
  3. Y las hay también de las que tiramos de zapatillas cómodas y que también te seguiremos. Y de momento, nos llevas por tus reflexiones a muy buen ritmo ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pili...un placer y un honor verte por aquí :)

    ResponderEliminar

Me encanta conocer tu opinión y que hablemos. ¿Te animas?