jueves, 31 de diciembre de 2015

Patada voladora al 2015....¡2016, mímame mucho!





Parece que me he vuelto a ir, pero no. El último trimestre del año ha sido realmente intenso para mí, y  me ha servido para tomar unas cuantas decisiones y cambios de rumbo en varias cosas, también en lo que al blog se refiere, pero que habrá que esperar todavía.

No podía dejar pasar el día del hoy sin despedir este año, que seamos sinceros, estoy frita porque se marche. Es verdad que las cosas no son como empiezan, sino como acaban, y que el final de año me ha traído algunas alegrías, pero precisamente por eso, estoy deseando cambiar de dígito para poner en marcha nuevos proyectos y planes que tengo ya previstos.

Empecé el 2015 sabiendo que iba a ser complicado, un año de cambios y sobre todo de adaptación a nuevas situaciones profesionales y sobre todo personales difíciles. Aun así, empecé con actitud positiva y pidiendo a los reyes magos, aprender a reírme de los problemas y poder disfrutar de las pequeñas y grandes cosas que tengo en mi vida....

Pero lo cierto es que el año me lo ha puesto realmente difícil para conseguirlo. En el último post que escribí con motivo de mi 35 cumpleaños hace unas semanas (aquí) resumía un poco todos mis sentimientos de los últimos 12 meses, y las lecciones de vida que me había tocado aprender, muy valiosas por cierto.

Así que, no voy a hacer balance otra vez. Solo quiero despedir como se merece un año que aunque no recordaré con especial cariño, sí le voy a agradecer lo que ha hecho por mí. Porque al final, y ahora con un poco de perspectiva que seguro que en un tiempo será mayor, puedo asegurar que me siento mucho más fuerte y más segura de mí misma y de mis capacidades que hace 365 días.

Puedo decir con orgullo que tengo a mi lado a quien realmente quiero, y que todas esas personas (que afortunadamente son más de las que se pueden contar con los dedos de las manos) valen millones. Además, desde este año tengo un ángel más que me cuida...

Ya tengo agenda que llenar de planes desde mañana y que me recuerda que  aunque hay días perros, siempre hay motivos para bailar, y sobre todo muchas ganas de empezar con algunos de ellos: profesionales, familiares, de enriquecimiento personal....

Pero antes de eso, me he propuesto disfrutar del último día del año....Así que, voy a ello.

¡Feliz 2016 a todos!


miércoles, 28 de octubre de 2015

Soplando velas

Súper tarta de pre-cumpleaños hecha con amor por mi princesa y mis amigas

Esta semana he retrasado un par de días mi cita semanal. Hoy hace justo un año que publiqué el post con el que retomaba el proyecto del blog, justo el día que cumplía 34 años. Reinicié el blog con mucha ilusión, muchas ideas nuevas y con un objetivo claro, que a día de hoy sigue buscando la manera de encajar las piezas. Pero no pasa nada, es más, estoy contenta, porque aunque mucho más lento de lo que pensaba, muy poquito a poco, como un buen guiso, voy andando el camino. Y lo voy disfrutando.

Reinicié sobre todo para poder seguir escribiendo, para plasmar en él todas mis inquietudes. Contaba cómo cada otoño, coincidiendo con mi cumpleaños y aunque un poco más tarde de los inicios de curso tradicionales, me gusta hacer balance del año que ha pasado y proponerme objetivos para el siguiente.

Y vuelve a ser 28 de octubre y por tanto, toca repasar otra vez. Y lo cierto, es que el año que hoy termino ha sido, casi con total seguridad, el que me ha puesto más retos y situaciones difíciles de todos los que he vivido. El último año, sin paliativos, no ha sido bueno.

Hace unas semanas, explicaba en este post que había decidido dejar de utilizar el blog como una especie de diario, pero hoy hago una excepción, será mi propio regalo de cumpleaños. Porque aunque con muchos desafíos y con el viento en contra, también estoy segura que este último año me ha dado lecciones de vida y he aprendido muchas cosas que me van a hacer bien en adelante:

- He comprobado que hay mucha gente que me quiere, mucha. Los de siempre, los que ya lo sabía, pero también los que pensaba que no era para tanto, y han estado cerquita para darme achuchones de los que abrigan. Y que los besos y abrazos de mis princesas me sacan de cualquier agujero.

- Y que no puedo gustar a todo el mundo. Ni lo quiero. Que soy capaz de pasar páginas que me aburren. Sin rencor, sin juzgar, sin más. Si existe la palabra adiós, es para utilizarla con todo su sentido de vez en cuando.

- Me he sorprendido siendo capaz de sonreír o incluso reír a carcajadas en días realmente malos. Y de llorar en público  y en privado y quedarme en la gloria.

- He aprendido que valoro más el tiempo que el dinero. El tiempo no se compra y se va muy rápido. Solo tenemos con seguridad el presente para vivir y el pasado para recordar. Así que en adelante intento vivir lo más feliz posible cada día, para hacerme un buen saco de recuerdos bonitos. Y el futuro, pues ya se verá, día a día.

- He descubierto que soy mucho más paciente y positiva de lo que pensaba, y que soy buena poniendo a tiempo realmente malo buena cara (o al menos, aceptable).

- He peleado por lo que quiero y por lo que me merezco. Y me he dado cuenta, que muchas veces, solo depende de mí que las cosas sean como me gustaría. 

- Y que muchas veces, casi todas, los problemas cotidianos pasan, y se convierten en nada. Porque con el tiempo, a toro pasado, te das cuenta que no era para tanto, o que si lo eran y has capeado el temporal, sales de ellos más fuerte. 

- Porque los verdaderos problemas son los que llegan para quedarse, para siempre. Y que son esos los únicos a los que hay que dedicarles todo el tiempo que haga falta para hacerles hueco en tu vida y aprender a vivir con ellos, hasta que dejan de ser problemas y se convierten en parte de tu día a día. Y esto, pues también lo he aprendido, y en esas ando...

Así que tengo ganas de un año nuevo. Empiezo los 35 tranquila. Con ganas de cambios y proyectos nuevos, pero sabiendo que los plazos no siempre serán los que me gustaría, y que hay que disfrutar el camino.

Que a veces el camino pensado se desvía y el nuevo que te encuentras te da cosas estupendas. Así que mi principal objetivo para el año que empiezo es disfrutar, acostarme cada noche con la sensación de haber aprovechado el día y al menos, una vez cada día, haber reído a carcajadas. Que además está comprobado que adelgaza :)

Y para cerrar mi regalo, una canción, que no se muy bien por qué, pero me ha acompañado todo este año. Precisamente ahora no quiero que se paren los relojes, pero sí que vayan despacito, lo suficiente para dejarme saborear bien cada momento bueno; o que se aceleren, en los momentos más malos...

Y a seguir cantando! Hasta las canciones que no me gustan!






lunes, 19 de octubre de 2015

#SúmateAlRosa



Hoy 19 de Octubre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el cáncer de mama, así que mi post de hoy tenía que ser un recordatorio a todas de lo importante que es la prevención y un aliento a las valientes que están batallando y a las que ya han salido victoriosas. Aquí no hay discusión. Todos, todas estamos en esta lucha, contra este y contra todos los tipos de cáncer.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres, y según las estadísticas 1 de cada 8 presenta esta enfermedad a lo largo de su vida. Afortunadamente, muchas consiguen superarlo, pero para eso, la información y la prevención son fundamentales para plantarle cara cuánto antes y de la mejor manera posible. Cada año, los medios, recursos y campañas destinadas a la sensibilización durante todo el mes de octubre son mayores y poco a poco, vamos perdiendo el miedo al monstruo porque tenemos más armas para combatirle.

Este post es una dedicatoria y un impulso a todas las que hoy estáis de lleno en la lucha, y a todas las que nos dais auténticas lecciones de vida y de coraje. Es un GRACIAS y un ÁNIMO, porque no estáis solas.

Hay pequeños granitos de arena que suman, y que todos podemos ir añadiendo a la lucha. Este año la AECC continúa la iniciativa del año anterior, y pone imagen a la campaña #súmatealrosa con unas gafas de sol, que ojalá se conviertan en un MUST en la calle. Yo ya tengo las mías y todo el dinero que se recaude se va a convertir en ayuda psicológica profesional y gratuita para todos los enfermos y sus familias. Los que desgraciadamente hemos sufrido esta enfermedad en casa, sabemos lo necesario que es ese apoyo para superar los días que no se puede más...y poder seguir adelante.

Y este año, la lucha tiene también banda sonora. El grupo musical Maldita Nerea ha compuesto la canción Tú Eres La Vida, a la venta por 0.99 Euros en plataformas de música, y cuyos ingresos irán íntegros a esta lucha. Podéis adquirirla aquí.

Y a seguir adelante, hoy y todo el año. Para las que luchan, los que ayudamos a levantar en las caídas, y un tironcillo y llamada de atención a los que tengan que poner de su parte para que los estupendos y estupendas investigadores que tenemos en España, puedan continuar su trabajo, y llegue el día en que esta batalla termine con éxito rotundo.

¡Feliz semana!



lunes, 12 de octubre de 2015

¿Qué pasaría si las empresas promovieran la conciliación?

Foto Vía Pinterest


La semana pasada comentaba en el post que no todo el mundo puede ni quiere emprender. Muchas personas prefieren la tranquilidad de tener un trabajo donde sea otro quién dirija, quien asuma la responsabilidad final. Sin embargo, lanzaba la idea de que  a pesar de esto, todos podemos emprender por cuenta ajena. Con la decisión y el entorno adecuado, cualquiera puede sentirse emprendedor en su puesto de trabajo, implicándose y desarrollando funciones como si el negocio fuera suyo.

Para eso, además de muchisimos condicionantes personales diferentes que harán que cada persona pueda sentirse así, es imprescindible que la empresa reúna una serie de requisitos que hagan que sus trabajadores se sientan parte de ella.

Fundamental es que la empresa promueva opciones y posibilidades encaminadas a poder compaginar vida personal y profesional. Porque además, ¿os habéis preguntado alguna vez que pasaría si las PYMES pero sobre todo, las grandes empresas de este país siguieran políticas reales y efectivas de conciliación?

Venga, que después de un puente largo, os puedo pedir un ejercicio de fantasía y pensar qué pasaría si las empresas españolas, TODAS, fueran así:

- ¿Qué pasaría si en vez de pedir permiso en el trabajo para llegar tarde por tener que llevar al médico a mi hijo, tuviera margen para salir después para cumplir con mi jornada sin dar explicaciones?

- ¿Qué pasaría si no tuviera que llamar avergonzada para decir que me quedo en casa porque la peque tiene fiebre, porque pudiera trabajar sin problema desde casa con un portátil y un teléfono?

- ¿Qué pasaría si pudiera entrar a trabajar con un margen de una o dos horas antes por la mañana para poder ir a una función de teatro del colegio, en vez de pedir permiso una vez más, o mandar al colegio a los abuelos con la correspondiente decepción de la peque?

- ¿Qué pasaría si pudiera elegir descansar entre media hora y hora y media a mediodía respetando mis ritmos o necesidades?

- ¿Qué pasaría si hubiera más paridad o igualdad de género en los puestos directivos y mandos intermedios?

- ¿Qué pasaría si a igualdad de categoría y responsabilidad una mujer tuviera el mismo salario que un hombre?

- ¿Qué pasaría si las empresas tuvieran una política clara de planes de carrera para sus trabajadores, con transparencia en las promociones internas y reconocimiento objetivo de logros?

- ¿Qué pasaría si no se eternizaran sucesiones de contratos temporales, y después de formar y mantener a una persona en un puesto durante el tiempo máximo de la temporalidad, se le hiciera su contrato indefinido para consolidarse en su puesto de trabajo?

- ¿Qué pasaría si a la hora de salir de trabajar los propios responsables fueran los que promovieran a los trabajadores irse a casa para llegar con tiempo de disfrutar de sus familias?

- ¿Qué pasaría si fueran comunes políticas de retribución en especie de tipo sociales como seguros médicos, descuentos comerciales con empresas asociadas,...?

- ¿Qué pasaría si se respetaran las políticas de PRL, ergonomía y vigilancia de la salud?¿Si los espacios y puestos de trabajo pudieran adaptarse al gusto y necesidad del trabajador?

- ¿Qué pasaría si quedarse embarazada fuera siempre una buena noticia a celebrar? ¿Y se vigilara de que la mujer no corriera ningún riesgo en su puesto de trabajo?

- ¿Qué pasaría si se obligara a todos los trabajadores a disfrutar íntegramente sus vacaciones? ¿Si no se pudieran pagar o peor aun, perder días?

- ¿Qué pasaría si el pequeño autónomo o autónoma pudiera tener un horario decente, porque el resto de personas tuvieran margen para acudir a su negocio? ¿Y no tuviera competencia desleal todos los domingos y festivos del año?

Y así, se me ocurre un larguísimo etcétera. Y lo mejor es que, me tomaréis por loca, pero pensando en todas esas preguntas, creo que las respuestas nos llevarían a  empresas más productivas con trabajadores más implicados, menos estrés y situaciones de tensión. En definitiva, tendríamos empresas y trabajadores más felices.

Hay por ahí otro grupo de locas como yo que también piensan que la conciliación es posible, son El Club de las Malasmadres y algo andan tramando para el próximo 19 de Octubre, así que no dejéis de seguirles la pista.

¿Y vosotros? ¿Tenéis más preguntas? ¿Pensáis que la respuesta en diferente? Ánimo con la semana, que viene con un día menos, por gentileza de las Pilares.



lunes, 5 de octubre de 2015

Ellas emprenden, ¿y tú?

Foto Vía Pinterest

Emprender está de moda, no hay duda. A prácticamente cualquier persona que conozco le gustaría tener su propio negocio, trabajar para uno mismo, tomar sus propias decisiones, hacer lo que le gusta, e incluso, generar empleo...

Ser emprendedor está bien visto, es la versión "ángel" del antiguo empresario y la versión moderna del autónomo de toda la vida. En definitiva, ser emprendedor mola.

¿Todo el mundo puede serlo? Yo creo que no. Lo consiguen solo aquellas personas que saben y creen que tienen una idea de negocio tan, tan buena, que sería una irresponsabilidad no luchar por sacarla adelante. Y lo cierto, es que hay muchas personas con mucho talento a las que le falta esa convicción para luchar por sus proyectos.

Personalmente, tengo varios referentes, mujeres que cada una en un ámbito, y a escalas diferentes han apostado por una idea, y han ganado. Son muchas, pero si tuviera que hacer un top 5 me quedaría con:
  •  Lucía Be y su actitud ante la vida, ese humor de arreglá pero informal que me hace tanta gracia. Y de quien he aprendido que con labios rojos va todo mucho mejor (ya tengo mi agenda para 2016, esperando estoy el paquete); 
  • Andrea Amoretti y su estilo que enamora (estoy deseando tener su libro,ya lo tengo en mi whish list); 
  • Debora Martín de Oye Deb, que a pesar de ser uno de mis últimos descubrimientos me tiene completamente alucinada, y sus ideas sobre emprendimiento y realización personal me están ayudando muchísimo; 
  • y las "Lauras", Laura Ribas, una todoterreno en marketing y ventas; 
  • y Laura Baena, la malamadre que nos ha hecho a las demás un poquito más buenas.

Me encantaría poder seguir algún día sus pasos, aunque me quedara alguno por detrás. No sé si algún día conseguiré ganarme la vida con todo lo que me pasa por la cabeza, pero lo que sí tengo cada día más claro es que el trabajo, sea el que sea, por cuenta propia o ajena, nos tiene que hacer sentir bien. Dedicamos a trabajar tanto tiempo que no puede ser sólo un trámite para ganar dinero, tiene que sumar más. Y para eso, es imprescindible que lo que hacemos durante un tercio del día, nos haga sentir bien. 

Se trata de conseguir convertir las fortalezas y las aptitudes de cada uno en valores positivos en cualquier puesto de trabajo. Hacer lo que realmente se nos da bien, lo que nos gusta, adaptándolo a las necesidades específicas de una empresa en un momento determinado. De esta manera, todos podemos ser emprendedores. El modelo de empresa tradicional con x trabajadores en nómina será sustituido por colaboraciones en momentos puntuales para trabajos en los que se buscarán personas especializadas. Podría ser algo como "Emprender por Cuenta Ajena". 

Si otro portento como  Steve Jobs, compartió un día estas reglas para triunfar en el trabajo, quizá no vaya tan desencaminada...

Imagen vía Pinterest


¿Cómo lo veis? ¿Pensáis también que el modelo tradicional va a cambiar? ¿Tenéis inquietudes emprendedoras?